Libertad de expresion en un estado policial

Este gobierno de sinvergüenzas, está llevando España a límites de represión insospechados hace dos años. No les basta arruinar el país, expoliarlo y destruir la forma de vida de millones de ciudadanos. Además, necesitan volver a ese pasado de dictadura que sus abuelos disfrutaron y que ellos ansían recuperar.

Difundimos la siguiente noticia, como una muestra más, del estado de represión policial al que nos han sometido en menos de dos años. Gracias a una “Ley de Seguridad Ciudadana”, a la que incluso el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, mostró sus dudas sobre “si son necesarias estas restricciones en una sociedad democrática” para mantener el orden público “sin interferir demasiado en la libertad de reunión”.

Guía práctica para manifestantes bajo la nueva Ley de Seguridad Ciudadana

fotografo-detenido

800 euros de multa a dos niñas de 15 y 17 años por decir: “vergüenza me daría ser policía”

“Vergüenza me daría ser policía”. Fue la opinión que manifestaron E.G. y otras cuatro compañeras al ver a un grupo de agentes de la policía española delante de la Delegación del Gobierno español en Galicia ubicada en la Coruña. Tras decir eso, continuaron el camino de vuelta a casa de la manifestación contra la LOMCE que se realizó en la ciudad. Cuando ya había pasado media hora desde que la movilización se había disuelto y las jóvenes habían andado varios metros, mientras conversaban sentadas en un banco, cuatro policías se acercaron a ellas “con una actitud muy intimidatoria” y les preguntaron: “¿A ver, a quién le daría vergüenza ser policía? ¿A ti y a ti? ¡Vamos, a la comisaría!”

Solicitaron sus identificaciones sin mediar más palabra, y condujeron E.G. y L.T, dos de las cuatro amigas, hasta la comisaría, donde debieron ir sus familias a buscarlas por tratarse de menores de 15 y 17 años respectivamente. “A mi madre le dijeron que yo los había insultado, de hecho, es eso lo que pone en la denuncia”, por la que le reclaman 400 euros a cada una.

“Estábamos ejerciendo nuestro derecho a expresar una opinión”, dice E.G. en una entrevista con Ser Galiza. La policía española, sin embargo, entiende esto como “una falta de respeto a los agentes y una provocación para que el resto de manifestantes secunde los insultos”, pese a que, como explica la joven, la protesta ya había sido disuelta.

E.G. está indignada: le gustaría saber si pasaría lo mismo si los policías que se la llevaron detenida se presentaran en una panadería y dijeran, que les daría vergüenza ser panaderos. “Mandaron cuatro agentes para llevar a la comisaría a dos niñas de 15 y 17 años. Iban dos delante y dos detrás, como si fuéramos delincuentes. La gente alucinaba. Una señora hasta dijo que el panorama merecía ser grabado”, continua E.G.

“Les dijeron a nuestros padres que no nos va a constar como antecedente, que sólo es un aviso. Un “aviso” que costará 400 euros a cada familia de estas dos jóvenes y para el cual ellas tienen otra explicación: “Es una falta de respeto a nuestra libertad de expresión porque sólo estábamos exponiendo nuestra opinión. ¿Qué les sienta mal? Es nuestro derecho”.

Autor: Difusión
Fuente: cadizenlucha.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s